¡Hora de comer!

¡Hora de comer!

Desde que uno se convierte en madre y padre una de las mayores preocupaciones que nos acechan es que nuestro hijo se alimente bien, para que esté sano y crezca sin problemas. En hecho de que nuestro peque coma poco o mal puede crearnos cierto estado de estrés.

Ante esta situación deberemos intentar normalizar la hora de la comida para que no se convierta en un momento tenso, ya que esto puede provocar que el niño rechace aún más los alimentos.

También contribuye a mejorar estos momentos el establecer una rutina a la hora de comer. Cuando un niño puede ser capaz de predecir lo que viene a continuación afronta las actividades con mayor predisposición.

También es bueno que le hagamos participe de la hora de la comida de acuerdo a su edad. Por ejemplo llevando cosas a la mesa o dejándole que coma solo.

Al igual que las demás actividades que hagamos con ellos, la hora de la comida debe ser un momento agradable para pasar juntos. Por ello, si nuestro peque decide jugar con la comida o simplemente comer algo menos, debemos tener en cuenta que es algo muy normal durante su proceso de aprendizaje.

Así que mamis y papis, siempre que nuestro niño este sano y fuerte, no os agobies por el momento de la comida.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar